viernes, 9 de mayo de 2008

Sueñobscuro - Amin: Catarsis 1

Basado en las historias, personajes y características creadas en "Chocolate Post Mortem y Cuentos de Sueñobscuro", Copyright © 2002 de Cristian Berríos Navarro. Propiedad Intelectual N° 127.518. Prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento del autor.


SUEÑOBSCURO - AMIN: CATARSIS 1

“BEDTESERI Y URBANO EN LAS ENTRAÑAS DE CRANATO”

(CRISTIÁN BERRÍOS)


Traicionando su vasto orgullo, Bedteseri, el legendario Mago Inmemorial, bajó al centro de Cranato en la búsqueda de Urbano y su séquito siniestro sin más compañía que el Bastón Lium. En el trayecto atravesó océanos enclaustrados, abundante magma, abismos, abrumadoras galerías, capas interminables de rocas y una masa pulposa y movediza que habría desorientado a cualquier otro inmortal.

Apenas puso un pie en el pabellón subterráneo donde detectaba la mayor concentración energética de sus enemigos, se abalanzaron sobre él 16 Demonios Martillo, 14 Demonios Lanza y 3 hechiceros transformados en gigantes, pero Bedteseri les derrotó sin mayores aspavientos. Entonces un brujo con la cabeza extremadamente angosta y pupilas amarillas, sin duda el Guardián de la Puerta, hizo su aparición alertado por la conmoción y tras escupirle cieno en las botas le dijo con un tono desagradable:

- ¿Qué deseas viejo decrépito?... ¡Habla de una vez!...

Apenas había tronado cuando el brujo puso atención en la túnica rubí del recién llegado y las tres Torres bordadas en oro que destellaban en su pecho. Recién entonces dedujo que se hallaba frente a uno de los seres más poderosos del Jrem Universo y percibió la inmensa energía que emanaba, tan evidente como una montaña para quien alza la vista. Mayor fue su sorpresa al darse cuenta de reojo que sus refuerzos nominales, los Demonios Martillo, Lanza y hechiceros, yacían en el piso noqueados.

- Excúseme Hirmenu – Musitó el Guardia de la Puerta -, a menudo recibo tantas sabandijas...

Reconocido como un mago de pésimo carácter y escasa paciencia, Bedteseri puso al insolente de rodillas y ordenó tranquilamente:

- Dile a tu amo que solicito una audiencia.


Cuando tuvo libertad para moverse, el hechicero desapareció y al poco rato volvía de la nada con un semblante cordial indicándole a Bedteseri, conocido también como Gran Baltazar, que le siguiera. El Salón de Audiencia era un pabellón enorme donde las luces escaseaban y una horda de seres tenebrosos observaban atentos desde los rincones más oscuros, anhelantes de que ordenaran precipitarse sobre el visitante.

Urbano descansaba sobre un trono de oro adornado con zafiros y Nekal (Mineral cristalino y brillante de origen extraterrestre), sin duda aún más lujoso que aquél que el Mago Oscuro presenciara en la Isla de los Etanes en su entrevista con el temible Titán.

- Querías que el Dragón Inmemorial me sentenciara a muerte la noche en que Sueñobscuro fue destruido... – Recordó Urbano con una expresión severa - ¿Has venido a encargarte del asunto por tus propias manos?. Ignoras que la amargura de la derrota nos ha hecho invencibles.

Entre la multitud se escucharon voces envalentonadas y un Diablillo arrojó una piedra al rostro de Bedteseri que antes de tocarle se transformó en polvo. Tres brujas insultaban al mago sin reposo.

- ¡Zadimxaut! (Silencio) – Gritó Urbano aplacando a sus esbirros -. ¡Habla de una vez Mago Inmemorial!...

- Vengo a pedirte ayuda – Dijo el Gran Baltazar enmudeciendo en absoluto a los presentes por un momento antes que estallaran en carcajadas y nuevas groserías.

- ¿Los vencedores requieren a los derrotados? – Exclamó Urbano divertido -. Vienes a burlarte de nosotros. Piensas que en las entrañas de la tierra pensamos al revés.

- Cranato ha cambiado desde la Gran Batalla – Explicó Bedteseri harto de las voces hostiles -. El enfrentamiento con tus amos del Tridente, Efisto, Arkán y Yirazú, menguó las Fuerzas de la Luz... Lamentablemente ha surgido una nueva amenaza.

Disfrutando la inquietud en el rostro de su vencedor, Urbano recordó la predicción de Sofía, una de las mayores adivinas del Bosque antes del nacimiento de Fátima, que se expandía en el Bosque como un cuento de niños:

El universo es reinventado una y otra vez,
Pero Iar el Cruel es muy persistente
Y se las ingenia para aparecer sin que lo llamen
El maligno teme a una niña
Ella cuenta los latidos de su corazón
Y dice: “Estoy cansada o no lo estoy”



- ¿Y qué? – prosiguió el Mago Oscuro -... Cuentas con el Dragón Inmemorial.

- El poder de Iar supera al Dragón Inmemorial y el resto de su especie – Replicó Bedteseri -. De proponérselo viajaría a ese tenebroso rincón del Jrem Universo, Ignominiam, a deshacerse del Tridente y El Esclavo del Abismo sin que ninguno resultara un rival digno.

- Posees una energía abrumadoramente superior a la mía – Reconoció Urbano ante el asombro de los seres malignos -, buscas que interceda ante el Tridente para que se unan a tus tropas aludiendo al cargo de Mago Oscuro y eso suena desquiciado... ¿Porqué vienes arrastrándote hasta aquí?. E
res el Guardián del Tercer Libro Mágico y conoces sus secretos... Y aún así luces desesperado y dispuesto a entregarte a tus peores enemigos. Si me interesara el destino del Jrem Universo me asustaría tu expresión por sobre la fortaleza del adversario.

- Desde el principio de los tiempos oculté la soberbia en un cargo de autoridad – Contestó tajante Bedteseri -, llevé la justicia hasta los abismos del crimen... Al volverme pequeño crecí por el bien de los justos.

- Si vas a enaltecerte desde el fondo del fango preferiría que gane Iar para verte derrotado - Masculló Urbano - ¿Recurriste a los viajeros temporales Oden e Isca?.

- Han decretado un pacto entre ellos – Contestó el Mago Inmemorial -, ninguno interferirá al respecto, le temen a Iar más de lo que se odian.

- ¿Y el Todopoderoso Nguechén? – Preguntó Urbano alarmando al Ejército de la Oscuridad con la pronunciación de un nombre sagrado -. Id izparatu xrielur li tulu du icaztimti no abandonará a sus súbditos en una crisis. ¿Has perdido la fé?...

- Sabes perfectamente que si se desplaza de Alina destruiría el Jrem Universo – Lo increpó molesto Bedteseri -. Si envía una descarga de su poder también acabaría con nosotros. No nos abandonará si eso temes.

- Estoy harto de divertirme contigo – Rió Urbano -, respeto tus aptitudes en el combate. Ojalá fueras mi sirviente, pero has traspasado los límites... ¡Lárgate!.


Los seres oscuros avanzaron hacia Bedteseri festejando por anticipado la oportunidad de enfrentarle en masa.

- ¡Alto! - Tronó el Mago Oscuro enviando una descarga que separó al Mago Inmemorial de sus esbirros- ¿No poseen honor?. Nos derrotó en combate y pretenden masacrarle como bestias. ¡Que se largue en paz!... Iar se encargará de destrozarlo.

- ¡Y a ustedes también estúpidos! – Rugió el Gran Baltazar destellando como una supernova.

- ¡No nos desafíes! – Replicó Urbano al instante.

- ¡No vengo a enfrentarme a ustedes! – Gritó Baltazar fuera de sí –, el Ejercito de la Luz y la Oscuridad deben enfrentarse a un enemigo sin precedentes.

- Prefiero a Iar antes que unirme a una basura como tú – Repuso un gigante que recibió la aprobación de quienes le rodeaban -, festejaré cuando mueras.

- Si caigo derrotado Iar se habrá limpiado el culo contigo mucho antes – Replicó Bedteseri con tanta soltura que hasta resultó cómico para algunos enemigos y dirigiéndose de nuevo hacia Urbano agregó -: ¿Recuerdas a la princesa del Tercer Reino?, Delenia.

Entonces Urbano supo que el Gran Baltazar conocía su herida más profunda y le asestaba un golpe más doloroso que en el Campo de Batalla la noche de la destrucción de Sueñobscuro en el aparentemente lejano 42.860. Había desatado una contienda apoteósica y destruido la Ciudad de la Sombras solo por amor a ella, puro a sus ojos y espeluznante para su amada. Por ella había asumido la apariencia del humano Franz Plata y había devastado imperios con furia.

- La hija de Martín y Delenia es la niña de la que habla la Profecía – Agregó el Gran Baltazar -. Debemos protegerla de Iar hasta que posea la fuerza para derrotarlo.

Con los labios sellados pero una triste sonrisa en el fondo de su alma, Urbano supo que Bedteseri había planeado cada detalle de su sucia estrategia y le pedía, en el fondo, que se transformara en un simple bocado para Iar: Aún ocultándose en las entrañas del mundo amaba tanto a Delenia que por ningún motivo permitiría que su hija sucumbiera al poder de esa aberración.

- ¡Combatiremos contra Iar! – Exclamó el Mago Oscuro caminando hacia Baltazar y cuando se detuvo a un metro del Guardián del Tercer Libro agregó:- ¡Pero luego los destruiremos a ustedes!.

Festejando la posibilidad de armarse nuevamente, el Ejército de la Oscuridad hizo que se remeciera la superficie de Cranato con sus gritos. El Gran Baltazar giró hacia un grupo de brujas, arpías, demonios, hechiceros, gigantes (Etanes, Sorgas y Berserkers) y otras especies que fueron derribados por una fuerza invisible:

Todos se silencieron y temieron la presencia de Iar, quizás alertado por la conmoción y dispuesto a abalanzarse sobre ellos inmisericorde antes que lograran organizarse, pero la oscuridad del pabellón subterránea cobraba forma en una silueta de tres metros, fuerte, aterradora...

El Esclavo del Abismo, la fuerza maligna más impresionante tras los demonios Efisto, Arkán y Yirazú, había regresado de Ignominiam y apenas pudo limpiarse el camino hacia Bedteseri le envió una descarga de poder descomunal.


http://www.cristianberrios.tk


PUENTE DE SATURNO, SECCIÓN DE CRISTIANBERRIOS.TK (2003-2008), PROYECTO LITERARIO Y PORTAL DE ENTRETENIMIENTO CULTURAL E INFORMACIÓN (NOVELAS, CUENTOS, FOTOGRAFÍA Y DIBUJOS ORIGINALES, CINE, VIDEOS, PRENSA Y OTROS CONTENIDOS DE INTERÉS GENERAL). AUTOR: CRISTIÁN BERRÍOS ESCRITOR UNDERGROUND (UNDERGROUND WRITER).

THIS WORK IS LICENSED UNDER A CREATIVE COMMONS LICENSE (ESTE TRABAJO ESTA LICENCIADO BAJO UNA LICENCIA CREATIVE COMMONS)

No hay comentarios.: