lunes, 24 de noviembre de 2008

Poetas clones del futuro (2)

tunel

Foto: Túnel subterráneo que corre 40 metros bajo la unión Hibiya en Tokio / Domo subterráneo que duerme 500 metros bajo la superficie de las montañas de Gunma.



POETAS CLONES DEL FUTURO (CAP 2)

Poetas clones del futuro es parte de

Tórax © 2008 Cristián Berríos,

todos los derechos reservados.



- Por supuesto que te conocemos Enrique – Contestó Pablo N – Publicaste “Nada se escurre”, “Poemas de este tiempo y de otro”…

- Simples tonterías – Masculló el poeta -, mi primer libro fue “La pieza oscura”… Pero recordemos que somos clones, técnicamente esas obras pertenecen a nuestros originales.

- Ça ne fait rien – Replicó Vicente Dobro -, no importa. El verso y la prosa viven en nosotros.Un furgón se estacionó frente a ellos y Enrique Link les hizo una seña para que subieran con rapidez.

Apenas se sentaron en la parte trasera del vehículo, Pablo De Rock dijo en tono de protesta:- Es hora de que nos expliquen…

- Lamentablemente no podemos explayarnos demasiado ahora– Confesó Link -. Nunca sabemos quienes resultan ser infiltrados o traidores.

- Nada de misterios – Repuso De Rock con el ceño fruncido y la mano derecha acariciando un revolver.

- Las palabras son el vehículo por el cual viajan las ideas – Dijo de pronto Jorge Telier -, cuando las ideas se entienden las palabras se olvidan.

- Inolvidables palabras – Apuntó Nick Parra con una sonrisa.El vehículo se detuvo y en pocos minutos ingresaron en una construcción subterránea oculta en el Cerro San Cristóbal.

- Bienvenidos al verdadero Santiago – Dijo Enrique Link mientras caminaban por un largo pasillo a oscuras que desembocaba en un conglomerado de cuartos atiborrados de estantes, libros y mesas -. Aquí somos todos iguales.

- ¿Ustedes crearon esta quimera en las entrañas de un paraíso en ruinas? – Interrogó Pablo N.- No – Contestó Link -, fueron nuestros adversarios, los que planearon la destrucción de la ciudad discriminando a otros, exacerbando su molestia, propiciándoles los medios. Llevamos doscientos años como simples marionetas.

- ¡Qué estupidez! – Gritó Pablo de Rock pateando una silla - ¡Me opuse a las injusticias y critiqué las desigualdades!.

- Cierto – Apuntó Jorge Telier sin que elevara la voz en ningún momento -, así lo creímos, pero han planificado en forma magistral… No hay mejor sirviente que aquél que actúa para otros. Los mejores cancerberos custodian el terreno del amo creyéndole suyo.

- ¿Quiénes son esos desgraciados a los que se refiere? – Preguntó Vicente Dobro aunque sus ojos se posaban en una hermosa bailarina que realizaba su performance en un escenario al centro del salón principal.

- Se hacen llamar Circo Inquisición – Contestó Jorge Telier.

- Malditos – Gruñó Pablo N – en mi poema “Oda al Elefante” destacó la opresión de los animales por la mano despiadada del hombre… ¿Qué puede venir de un nombre así que no sea aflicción?.

- ¿Y como se denominan ustedes? – Interrogó Vicente Dobro mientras le sonreía a la bailarina.

- Renacimiento - Contestó Enrique Link.

- ¡Y se hacen llamar artistas con tan poca originalidad! – Rió Nick Parra -, debieron ponerle “Imaginario” para que jamás detectaran su naturaleza invisible…

- Era eso o “Triciclo amarillo” – Confesó Enrique Link encogiéndose de hombros – ya conocen a esos muchachos que aman el té con cáscaras de limón.

- Premio Nobel, ¿Que nombre le habrías puesto tú? – Preguntó Vicente Dobro girando hacia Pablo N pero él se encontraba sonriendo en el escenario junto a la bailarina y tomándola por la cintura aventuraba unos pasos de baile.

Vicente Dobro lo observó estupefacto sin percatarse de cuando ni como y dijo en un murmullo a Nick Parra:

- Casanova en persona… ¡Observa! , esos amigos que le retrataron después de muerto tenían razón… Baila como un oso enyesado.

- ¡Hace bien en distenderse! – Exclamó Enrique Link -, mañana nos espera un arduo día.

En ese momento se acercaron a ellos vastas legiones de personas vestidas de distintos colores, les habían observado desde diversos rincones y se acercaron con cautela aunque sin atisbos de sumisión o veneración indebida, eran orgullosos como soberanos de imperios en ruinas.

- Esta es la sangre nueva del arte en Chile – Dijo Jorge Telier con orgullo -, seres incorruptibles que morirían por sus ideas, no todos son jóvenes, pero el valor de enfrentarse al mar de adversidades que mencionaba Hamlet les hace fuertes.

- ¿Podrías servirme una taza de café? – Preguntó Vicente Dobro a uno de ellos que le observaba con atención mientras se sentaba en una silla .

- Jajajaja – Rió Enrique Link – No esperes esa clase de atención aquí…

- Si le pusieron el sagrado nombre de Altazor a un premio valía la pena intentarlo – Dijo Vicente Dobro resignado.

- Sientate derecho - Ordenó una voz con actitud docente -. Mi nombre es Gabriela M, ya me conocen supongo. Compórtense como caballeritos que aquí no están en sus revistas y folletines literarios.

Vicente Dobro hizo caso en el acto. El emblema de nuestras letras venía acompañada de otras mujeres más jóvenes.

No hay comentarios.: