viernes, 21 de noviembre de 2008

Poetas clones del futuro

Metropolis (Fritz Lang, 1925)

Fotografía: Metrópolis de Fritz Lang (1925)

POETAS CLONES DEL FUTURO (CAP 1)

Poetas clones del futuro es parte de

Tórax © 2008 Cristián Berríos,

todos los derechos reservados.

A principios del año 2013, un grupo inversor de Chile reunió el ADN de varios poetas nacionales. La idea era que continuaran publicando clásicos y desbancaran a jóvenes poetas que nunca convencieron a los críticos más herméticos. El experimento salió de control, cuando Santiago fue destruido por un grupo de justicieros provincianos hartos del centralismo. Ahora Pablo N, Vicente Dobro, Nick Parra y Pablo De Rock patean traseros en una ciudad poblada de mutantes y desadaptados.

El departamento se iluminaba con los primeros rayos del sol, Pablo N ejercitaba los bíceps con una mancuerna. Vicente Dobro preparaba unos huevos en la cocina americana y volteó para decirle:

- ¿Aceptarás algún día que tu poema veinte y el treinta de Tagore son hermanos de sangre?.- Otra vez con lo mismo – Exclamó Pablo N dejando el implemento en el suelo - Como dije a José María Souvirón en una carta de 1935: Eres un pelotas.

- También opinaste que tus enemigos eran cabrones e hijos de puta en el manifiesto “Aquí estoy” publicado en España – Apuntó Pablo de Rock con el poderoso torso al desnudo y en calzoncillos.

- ¿Para que discuten? – Preguntó Nick Parra realizando tres saltos acrobáticos que le dejaron junto a Pablo N – Toda la verdad se encuentra en Hamlet.

- ¡Otra vez con Hamlet! – Repuso Huidobro - ¿Crees que Shakespeare habría estado feliz con que llamaras a uno de sus personajes “Pintura del baño” en tu adaptación de King Lear?

- El peor castigo es el olvido, “Pequeño Dios”.

Vicente Dobro iba a contestarle enfurecido cuando los cristales del ventanal estallaron en añicos, quince desconocidos entraron armados disparándoles a escasos metros, milagrosamente los cuatro poetas tuvieron una reacción felina y se arrojaron tras el mesón de la cocina, atiborrado de armas.

- ¿Quiénes enviaron a estas sabandijas? – Preguntó Nick Parra a Pablo de Rock.

- Críticos de los principales diarios chilenos – Contestó su colega – comprenden perfectamente que si seguimos vivos nada de lo que opinen tendrá relevancia.

Por su parte, Dobro y N seguían su discusión:

- ¿Y que tratabas de decir con “Me gustas cuando callas” machista de mierda? – Gritó Vicente mientras traspasaba el cráneo de uno de los invasores con una ráfaga de subametralladora.

- Troglodita – Contestó furioso Pablo N desprendiendo el seguro a una granada con los dientes y arrojándola sobre su cabeza- ¿Acaso no te basta con la presencia del ser amado para sentirte feliz?.

Vicente Dobro hizo una pausa para mirarle a los ojos y le dijo encogiéndose de hombros:

- Si así fuera así no habríamos saltado de cama en cama persiguiendo musas.-

Vicente, cuando hablas desde el corazón me recuerdas el día en que visitaste Isla Negra y perdoné tus travesuras infantiles.

- ¡Primero ganemos esta batalla y luego comienzan el romance hijos de puta! – Gritó Pablo de Rock antes de que hiciera la rueda con una mano y ametrallara varios enemigos mientras giraba.

- ¡Quién habla! – Protestó Pablo N tras extraer dos pistolas de sus pantalones y liquidar a un extraño que tenía en la mira a Nick Parra - ¿No fuiste tú quien público “Neruda y yo”?.

- ¡Era una crítica!...

- Del odio al amor – Apuntó Nick Parra luego de elevarse y desprenderle la cabeza a un atacante con una patada voladora-, ¿Por qué nadie habla de la “Oda al gato” de Pablo N?, me parece un gran trabajo.

- Gracias – Apunto el aludido.

- Pero debes reconocer que Pablo de Rock fue mucho más que tu oponente – Prosiguió Nick Parra girando el cuello de otro invasor con las manos - “Los Gemidos” es una pieza valiosa de la vanguardia…

Cuando se disipó la humareda la silueta de los cuatro poetas emergía intacta. Entonces Pablo N giró hacia su homónimo y le dijo:

- Por supuesto que reconozco tu trabajo, en la poesía existen desacuerdos pero se valora la palabra, que ocasiona tanto miedo. Eso sí, la cagaste con decirme “Gallipavo senil y cogotero / De una poesía sucia, de maracos / Tienes la panza hinchada de dinero”.

- ¡Vamos! - Resopló De Rock- ¿Me vas a negar que en Cuba criticaban tu periplo por España?.

- ¡Ya te habría gustado ese reconocimiento!...

Así discutieron durante largos minutos mientras recogían sus pertenencias y abandonaban ese hogar en busca de nuevas aventuras. Ya en la calle, fueron encarados por un par de sujetos armados hasta los dientes, andrajosos y de mirada implacable, el mayor de ellos dijo a Pablo N:

- Mi nombre es Enrique Link y mi amigo es Jorge Telier, fuimos creados junto con ustedes y venimos a enlistarles en una misión que destruirá a los malvados que nos hicieron esto y erradicará la Cofradía que ha gobernado a Chile durante doscientos años.

(Licenciado por creative commons)

No hay comentarios.: