domingo, 22 de enero de 2017

Bill el carnicero



Por Cristián Berríos

William Cutting, basado en la vida de William Poole, es uno de los personajes más maravillosos y nocivos del cine. Por ejemplo, Drácula ofrece escasas posibilidades de equivocarse en cuanto a su naturaleza. Es poderoso, elegante en algunas adaptaciones y un parásito digno del exterminio. El carnicero es New York en persona, según sus propias palabras, y adaptarse a la sociedad despiadada en la cual habita implica jugar según sus reglas. Al igual que Amsterdam, el hijo del padre Vallon, el espectador buscaría la oportunidad para matar a Bill, pero quizás visualizaría su vida transformándose en su secuaz. Sin necesidad de morder a nadie, Bill contagia su odio hacia los extranjeros e intimida a sus adversarios. Es un enemigo que basa su fortaleza no sólo en la fuerza bruta sino en su capacidad de corromper. Para enfrentarlo, debes matar o morir.

No hay comentarios.: