jueves, 27 de agosto de 2015

Héctor Noguera y la aventura cinematográfica de Mr. Kaplan

Recientemente, Héctor Noguera recibió el Premio Nacional de la Artes de la Representación. Al referirse a los roles que ha interpretado en el cine, no dudó en elegir a Mr. Kaplan entre sus trabajos predilectos.

El director uruguayo Álvaro Brechner (1976) tardó dos años en decidirse por un actor que interpretara al protagonista de la película. Luego de reunirse en Chile con Héctor Noguera quedó impresionado por su personalidad. "No pierde el hambre por aprender", comentó posteriormente sobre el actor.

El proceso de filmación de Mr. Kaplan tuvo la intensidad que caracteriza al cine independiente. Las grabaciones duraron dos meses y una semana a un ritmo agotador de doce horas diarias. Sin embargo, existía en el rodaje la convicción de que realizaban un trabajo de calidad, factor indispensable en todo emprendimiento artístico.

"Me interesó que se emparentaba con el Quijote. Mr. Kaplan es, en el fondo, una versión moderna de esa obra. Puedes ver o no ver esa similitud, da lo mismo, el espectador no necesita leer el Quijote para ver la película, pero la referencia es muy directa. Eso le da ese tono de comedia, de ternura, esa profundidad. Además, el guión toca muchos otros temas. La gente de mi edad nos preguntamos qué hemos hecho en nuestras vidas, si hemos dejado alguna huella. Esa pregunta nos la hacemos todos y eso también está en la película. El personaje encarna la necesidad que tenemos todos los seres humanos de sentirnos héroes en algún momento de nuestras vidas", declaró Héctor Noguera sobre su atracción por el filme.

Jacobo Kaplan, sobreviviente del Holocausto judío, queda impactado tras oír una noticia sobre un criminal nazi escondido cerca de la frontera entre Uruguay y Brasil. Convencido de que un alemán dueño de un restaurante es el fugitivo en cuestión, se plantea la necesidad de restaurar la dignidad del pueblo judío a través de la justicia. En su determinación no hay espacio para vacilaciones. Según la visión de Kaplan, aferrarse a una vida de jubilado ante tal oportunidad sería una afrenta para sus seres queridos y cercanos, exterminados impunemente. Como cada Quijote requiere un Sancho panza, Kaplan encuentra su escudero en Wilson Contreras, un ex policía interpretado por Néstor Guzzini. La búsqueda de emociones se transforma en un combustible para su cruzada, desarrollada en escenarios donde la marginalidad forma parte de la vida cotidiana.

La cinta contó con diversos premios y nominaciones a lo largo del mundo. Héctor Noguera recibió galardones en el Festival de Biarritz en Francia, posteriormente en Montecarlo y en el XVI Festival de Cine Latino de New York, entre otros.  





No hay comentarios.: