martes, 15 de noviembre de 2016

Negan y otras miserias de la humanidad




Podríamos teorizar que los caminantes simbolizan a millones de personas hambrientas y sedientas. De mantenerse este sistema de desigualdad social y escaso respeto por la naturaleza,  ellos destrozarán las principales ciudades del mundo en busca de sustento. Si así fuera, habría un enorme cerco construido por los privilegiados y, de uno u otro lado, algunos inescrupulosos dispuestos a aprovecharse de la situación.

En medio del apocalipsis que nos revela la versión televisiva de The Walking Dead surgen las peores miserias humanas. Personajes como Philip Blake, más conocido como el Gobernador, dejaban en claro que los caminantes no eran el único riesgo imaginable para los sobrevivientes comandados por Rick Grimes. La colección de cabezas de Blake bastaría para describirle como un personaje peculiar. En el 8vo episodio de la 4ta temporada, poco antes de una sangrienta batalla en la prisión, el Gobernador asesinó a Hershel Greene, un hombre convencido de que todos podían cambiar. Sin embargo, aún había espacio para un asesino tanto o más cruel, cínico y despiadado. Su nombre es Negan, líder de Los salvadores.  

Después de asesinar a Abraham Ford y Glenn Rhee en una brutal exhibición, Negan mantiene a Daryl Dixon prisionero, como parte del servicio doméstico, pese a que aún no consigue doblegar su espíritu. Aunque Lucille, el bate del villano, asoma como su arma favorita, Negan ha convertido la intimidación en el principal sustento de su nefasto imperio. Por ejemplo, como castigo al intento de fuga de Dwight, uno de sus colaboradores, no dudó en arrebatarle a Sherry, su esposa.

La visita de Negan a Alexandría se produjo en el 4to capítulo de la presente temporada, la 7ma. Con un generoso contingente, Los salvadores saquearon el lugar con la forzada aprobación de Rick Grimes, quien aún se siente culpable por la muerte de Abraham y Glenn. Ahora Alexandría ha perdido casi todas sus armas y, al menos por ahora, el espíritu combativo de su líder. ¿Será Negan uno de aquellos hombres que pueden redimirse como proclamaba Hershel? Plantearse una posibilidad tan remota sería un camino sin retorno al exterminio. La dignidad de Rick Grames se contrapone a su aspecto saludable y se asemeja al cuerpo magullado de Daryl Dixon. Por un instante, Rick empuñó a Lucille ansioso por aplastar el cráneo de su dueño.

Negan se despidió de Rick con una frase similar a “Te lo metí hasta la garganta y me diste las gracias”. Es ficción. Quizás en la vida real todo el grupo habría fallecido junto a Abraham y Glenn, en una batalla irreflexiva y breve, como el ataque de Daryl al jefe de Los salvadores. O habría prevalecido la razón y los vínculos fraternales primarían por sobre los deseos de justicia. En todas esas realidades, un ser dañino como Negan merecería ser neutralizado o eliminado cuanto antes. 

No hay comentarios.: